Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de mejorar el rendimiento del sitio web y de evaluar el uso que se hace del mismo. Si continúa navegando, entendemos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

Salesforce and Agile made in heaven

Salesforce y Agile… ¿La pareja perfecta?

Cuarta Revolución Industrial

El economista Jeremy Rifkin describió en el año 2006 el comienzo de una nueva Revolución científico-tecnológica (RCT) que presentaría cambios fundamentales en nuestra economía global. Jeremy describió como nos aventuramos hacia un mundo de energías renovables, vehículos híbridos, redes inteligentes, etc. Por aquel entonces, muchos hogares estaban aún experimentando su primera toma de contacto con Internet.

Poco más de diez años después, la tecnología de Información y Comunicación (TIC) ha cambiado la forma en la que hoy vivimos, consumimos y trabajamos. Sin embargo, en los pasillos y salas de reuniones de empresas como S4G – enfocadas a ayudar a otras empresas a través de tecnología vanguardista – no se habla sobre TIC, esto ya ha quedado atrás. Hoy se escucha hablar sobre Big Data, Inteligencia Artificial y Machine Learning, Algoritmos e Internet of Things (IoT). Lo que muchos denominan la Cuarta Revolución Industrial.  

El manifiesto Agile

Unos años antes, en 2001, un grupo de desarrolladores de Software se reunieron en una estación de Ski para plasmar un pensamiento común: La excesiva planificación que en aquel entonces establecía el método de desarrollo de software estaba llevando a las empresas a perder la esencia del cambio. El verdadero foco de atención debía ponerse en la mejora de la experiencia de los usuarios.  

De aquel acuerdo nació el Manifiesto Agile. Doce pilares lo describen. Agilidad, flexibilidad y rapidez de respuesta debían sobreponerse a la planificación. El manifiesto Agile sirvió como punto de partida para el desarrollo de múltiples marcos metodológicos Agile: Scrum, Design-thinking, DevOps, Kanban y Extreme Programming (XP) son algunas de las más comunes. A pesar de sus diferencias, todos los marcos agile tienen un punto clave en común: el ciclo de mejora continua.

Salesforce, pioneros innovadores.

Salesforce apostó por Cloud Computing desde su creación, innovando constantemente en el mercado de CRM con una propuesta novedosa. Innovaron desde su comienzo y no han parado; con cada una de sus tres releases anuales (Winter, Spring y Summer), aumentan de forma exponencial la oferta de su ecosistema. Con este método de crecimiento tan agresivo, las antiguas metodologías de proyecto en Cascada (Waterfall) hubieran lastrado su velocidad de crecimiento. Por ello, Salesforce adoptó métodos Agile en sus equipos de Tecnología y Productos en el 2006 y desde entonces ha continuado la inclusión de Agile en el resto de sus equipos y procesos. 

¿Por qué no ha reemplazado la metodología Agile completamente al método de Cascada?

Cada vez más, nuestros clientes exploran el uso de metodologías Agile para su gestión interna de proyectos. Sin embargo, 15 años tras la creación del manifiesto Agile y a pesar de su gran divulgación global, estas metodologías no han reemplazado completamente a los métodos tradicionales de planificación de proyectos de Cascada. 

Agile waterfall model

Si el concepto Agile genera una mejora en la experiencia de los usuarios respecto a la metodología más tradicional. ¿A qué se debe ésto?

La respuesta es sencilla. A pesar de la extensa adopción de metodologías Agile para el desarrollo de Software, éstas no siempre son las más adecuadas en todos los negocios, proyectos y contextos. Es importante conocer los principios diferenciadores de ambas metodologías, identificar las ventajas e inconvenientes que éstas nos pueden aportar a la hora de manejar un proyecto. Dependiendo del proyecto en cuestión, una u otra metodología puede ser más efectiva a la hora de conseguir el mismo objetivo. 

¿Cómo afecta el nivel de detalle de los cambios a realizar?

En proyectos donde los cambios se pueden definir a nivel máximo de detalle y sin incertidumbres ni dependencias, metodologías Cascada pueden funcionar igual o mejor, consiguiendo además el objetivo en un tiempo más reducido con el correspondiente impacto económico. 

Sin embargo, cuando hay dudas sobre el diseño de ciertos aspectos, Agile permite experimentar con prototipos e iteraciones que ayudan a los usuarios a probar y definir la solución final a través de ensayo y error, sin bloquear completamente el avance de otras partes del proyecto en las que no hay dudas.

Ante una implementación… ¿Debo elegir Agile, Cascada o Híbrido como método de gestión del proyecto?

Cuando los usuarios están ya familiarizados con Salesforce y el proyecto consiste en evolucionar la plataforma o una nube de Salesforce previamente implantada, es más común que los usuarios tengan una idea definida de sus necesidades, por tanto, es más probable que el esfuerzo requerido para la planificación de los cambios sea menor. 

Por la contra, la implementación, por ejemplo, de una nueva nube de Salesforce conlleva un mayor grado de incertidumbre a la hora de definir requerimientos. Esto puede complicar el diseño de la solución y elevar el esfuerzo requerido para la planificación. 

Metodologías de Cascada requieren que todos los requerimientos sean definidos en la fase inicial de Análisis previa al desarrollo.  Se puede generar el riesgo de que la definición de la solución sea interpretada incorrectamente y solo se descubra este problema una vez toda la solución está completada. Por contraste, métodos Agile permiten ir formando la solución final de forma progresiva por parte de los usuarios, minimizando ese riesgo.

En metodologías no todo es blanco o negro. También hay proyectos en los que los requerimientos iniciales sólo pueden tomarse parcialmente y  existe flexibilidad con los tiempos de entrega y/o esfuerzo requerido para el desarrollo de la solución. En éstos casos, existen metodologías híbridas que permiten aportar cierta flexibilidad al proyecto, permitiendo moldear la solución final, siempre sin salirse de unos límites preestablecidos en el análisis y diseño inicial.  

Entender bien el contexto y usar la mejor herramienta para cada situación

La labor de los equipos comerciales a la hora de entender el contexto, las necesidades y prioridades del cliente hacia el proyecto son vitales. Un correcto asesoramiento respecto a las necesidades de partida de los cambios es fundamental para poder proponer la metodología más adecuada. Es importante evaluar las ventajas e inconvenientes de las metodologías Agile sobre las metodologías tradicionales.

En S4G trabajamos tanto con metodologías de Cascada como Agile, incluso híbridas, ya que cada proyecto se plantea de forma individual y donde acordamos conjuntamente con nuestros clientes la metodología a utilizar.

 


Daniel Delgado
Daniel Delgado Consultor Salesforce 
Contacta con nosotros