Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de mejorar el rendimiento del sitio web y de evaluar el uso que se hace del mismo. Si continúa navegando, entendemos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.

St. Martin´s School

Salesforce y la escuela de St. Martin´s

Salesforce y la escuela de St. Martin´s: persiguiendo un futuro digno para los niños de Kibagare.

Como parte de S4G, tuve la suerte de participar en el proyecto más valioso y satisfactorio en el que he trabajado.

Asumido por Salesforce y liderado por Kelli Angevine, el programa de patrocinio de la escuela de St. Martin´s brinda a los niños de Kibagare la oportunidad de acceder a la educación.

Nuestra participación en esta increíble experiencia comenzó con la recaudación y donación para celebrar un almuerzo abierto organizado por la escuela. En esa ocasión, todo S4G trabajó en equipo para recaudar la donación de 2000 dólares. 

Alfred Aswan, en una visita posterior a nuestra oficina, nos transmitió la alegría, la felicidad y la gratitud de los niños. En ese momento, no podía imaginar que tiempo después sería yo la que estaría agradecida y completamente abrumada al conocer a estos niños y a las personas que dedican sus vidas a cuidarlos.

St. Martin´s welcome

 

St. Martin´s school computer class

 

St. Martin´s lunch time

Apoyo a la implementación de la plataforma Salesforce

Como consultores de Salesforce apoyamos la iniciativa de St. Martin´s implementando su propia plataforma de Salesforce, enfocada a ayudar al centro en la gestión de la información de los alumnos y el seguimiento de sus patrocinios. Esta fue la primera idea y objetivo principal con el que nació el proyecto.

Trabajamos en el análisis y la comprensión de las necesidades de St. Martin´s, lo que resultó en la primera versión de la solución de Salesforce y, aunque hoy en día la tecnología facilita la comunicación en todo el mundo, en esta ocasión no ha podido sustituir ni asemejarse a la experiencia de estar allí, conocer personalmente y escuchar a los niños y a las personas de la comunidad de St. Martin´s.

Porque St. Martin´s es precisamente eso: una comunidad de personas que trabajan juntas en beneficio de los niños de Kibagare. Cada persona involucrada en la causa contribuye de la mejor manera posible y pone su corazón y su alma en cada acción.

 

St. Martin´s lesson

Las hermanas son la base de la escuela. Dedican su vida al cuidado de los niños de St. Martin´s. Nos dieron la bienvenida a la escuela y a sus vidas a lo largo de una semana y compartieron con nosotros su cariño y humanidad. Fuimos testigos de su completa devoción por los niños y por la comunidad. Nos enseñaron lo que han creado con dedicación y amor; la escuela de St. Martin´s es el corazón de Kibagare, es el hogar de muchos niños, es su futuro y el lugar donde pueden soñar y abrazar sus vidas.

Trabajar con las hermanas y con el personal de St. Martin´s ha sido enriquecedor. Además de resultar divertido, enseñarles Salesforce y presentarles las nuevas tecnologías ha sido inspirador. 

Es increíble sentir la dedicación y el compromiso en cada cosa que hacen. En ningún momento dejé de verlas sonreír y, aunque el viaje es largo, cada día nos acercamos a nuestro objetivo, disponer de una plataforma que pueda sostener el crecimiento de St. Martin´s y ayudar a más niños.

Los niños son la razón por la que existe la escuela de St. Martin´s. 

Cuando volví de Nairobi, la gente me preguntaba cómo había sido la experiencia, y lo primero que siempre me venía a la mente es la felicidad de los niños. La expresión de pura felicidad por tenernos con ellos.

A veces dejo lo que estoy haciendo y durante unos minutos los recuerdos me transportan allí de nuevo. Recuerdos de sus caras, sus risas, sus bailes (incluso sin música), su esperanza, su bondad. Es inevitable que esto arroje una nueva luz sobre nuestra propia vida.

Lo mejor de la escuela de St. Martin´s

Quisiera hablar de todas las cosas buenas que estamos haciendo para ellos, pero la realidad es que ellos hacen mucho más por nosotros.

Tuvimos la oportunidad de hablar personalmente con los alumnos. Les preguntamos sobre lo que les gusta, sus sueños, sus familias. Conocerles de esta forma pone de relieve la importancia de este proyecto y aporta mucho más sentido a la ayuda que podemos brindar a los futuros pilotos, médicos, profesores, diseñadores de moda.

 

Hora de colegio en escuela de St. Martin´s

Es en este contexto en el que nosotros, como comunidad, podemos ayudar. La red de voluntarios y patrocinadores que ha surgido en la escuela de St. Martin´s es un ejemplo de altruismo y profundo compromiso con los jóvenes y su futuro.

Algo que me impresionó durante esta experiencia fue la coordinación de todos los que asisten, saben exactamente lo que se espera que hagan, cuándo y con qué propósito.

En St. Martin´s cada acción cuenta y la oportunidad de que un niño asista a la escuela tiene un enorme impacto en su vida, en su familia y, en ese sentido, en la comunidad de Kibagare. El voluntariado no se limita a los niños, sino que también implica a sus familias y a la creación de espacios en los que puedan aprender y capacitarse para asumir su vida y su futuro.

Experiencia escuela de St. Martin´s

Desde mi experiencia, volví con una perspectiva completamente nueva de mi vida, un profundo compromiso para continuar con este proyecto, con nuevas ideas y la certeza de que con el nuevo Equipo de Salesforce de St. Martin´s podremos ayudar a más niños.

Si tuviera que resumir esta experiencia en una palabra, elegiría AMOR. Amor por todos los que trabajan en y para la escuela, amor por todos los patrocinadores y voluntarios que han decidido ayudar a construir el futuro de Kibagare y, por supuesto, el amor puro, inocente y desinteresado de los niños de St. Martin´s.

Y aprovechando toda la fuerza y empuje de la experiencia vivida, a la vuelta del viaje, con Javier Heitz, nuestro CEO (que también estuvo en Kibagare conmigo), decidimos tomar un par de acciones para poder seguir apoyando, cada vez con más fuerza a los amigos de St Martin’s:

  1. Vamos a organizar un nuevo concierto para esponsorizar otra comida este año.
  2. Hemos creado un “Corporate matching scheme” mediante el cual S4G esponsorizará a un niño de St Martin’s en nombre de una de las personas del equipo si esta esponsoriza a otro.

Aunque ya llevamos un tiempo colaborando, sentimos que de algún modo esto es solo el principio…


Juana Valenzuela

Juana Valenzuela. Philantropist at heart

Contacta con nosotros